Conservación & tratamiento

La madera es un material natural que crece y se adapta en función de las condiciones meteorológicas. Las fisuras grandes y pequeñas, las diferencias y cambios de color, así como la estructura cambiante de la madera no son errores, sino el resultado del crecimiento de la madera y una peculiaridad de la madera como material natural. 

La madera no procesada (excepto en vigas de cimentación) se vuelve gris tras un tiempo sin tratarla, y puede volverse azul y crear moho. Para proteger los detalles en madera de su producto, debe tratarlos inmediatamente con un conservante de la madera o utilizar el servicio de tratamiento de productos que ofrece Palmako. Saber más.

Se recomienda recubrir las tarimas de suelo con antelación con un agente incoloro de impregnación de madera, especialmente las partes inferiores de las tarimas, a las que ya no podrá acceder cuando la casa esté montada. Es lo único que evitará la penetración de humedad. 

También se recomienda tratar las puertas y ventanas con un agente de impregnación de la madera, ¡hágalo en ambos lados, interior y exterior! De lo contrario, las puertas y las ventanas pueden retorcerse. 

Una vez finalizado el montaje del producto, para el acabado final se recomienda una pintura de protección contra el clima, para proteger la madera de la humedad y de la radiación UV.

Al pintar, utilice herramientas y pinturas de primera calidad, siga el manual de aplicación de pintura y las instrucciones de uso y seguridad del fabricante. Nunca pinte una superficie bajo luz solar intensa o con lluvia. Consulte con un especialista respecto a las pinturas adecuadas para madera blanda no tratada y siga las instrucciones del fabricante de la pintura. 

Si se ha pintado correctamente, la vida útil de su producto aumentará sensiblemente. Palmako le recomienda inspeccionar la casa a conciencia cada seis meses.

Palmako pintado

Ver el PDF

Tratamiento a presión Palmako

Ver el PDF